La realidad de los negocios familiares

Licenciado Hugo Zamora, consultor en el Instituto Crece Latino mientras dirige una conferencia de cómo hacer crecer su negocio. (Foto: Luis Molina / El Informador)

Por Luis Molina / El Informador

luis@elinformadorusa.com

WYOMING, MI. (ELINF).- El licenciado Hugo Zamora Flores, consultor en el Instituto Crece Latino con más de 25 años de experiencia; brindó una charla educativa respecto a la realidad de los negocios familiares: su problemática, soluciones y continuidad; el día martes 13 de noviembre frente a las cámaras de El Informador en la ciudad de Wyoming, Michigan.

“Los negocios familiares no profesionales es un tema que nos orilla a invitarles a que tomen nota y conciencia. Cerca de un 90% de los negocios hispanos son de origen familiar”, indicó Hugo Zamora. “Cuando alguien inicia un negocio da prioridad a la familia; por desgracia según estadísticas en los Estados Unidos, más del 30% de los negocios familiares no pasa a la segunda generación”, agregó.

De acuerdo con consultor en el Instituto Crece Latino, la problemática se da principalmente porque los propietarios al fundar un negocio no establecen las bases, estructuras y la planeación de corto, mediana y largo plazo que le permita a los negocios familiares emigrar a empresa familiar y asegurar continuidad.

Zamora también mencionó un problema muy recurrente en los negocios familiares no profesionales de suma importancia. “Regularmente, los negocios familiares recaen en la relación de confianza que se da con mucha naturaleza de la relación familiar, muy por encima de los intereses del negocio”, explicó el consultor. “Cuando una familia vive de su negocio, le da prioridad a la familia en lugar del negocio. Pero cuando hablamos de una familia empresaria a lo que le da primer lugar de importancia es a su empresa, ya que su objetivo es mantenerse de ese negocio a largo plazo. En estos esquemas por lo regular no hay familiares dentro de la empresa o si hay, se rigen por las reglas establecidas y la disciplina que debe existir en todo negocio”, señaló.

Existen dos herramientas esenciales para el éxito del negocio familiar. Primeramente, debe existir un protocolo familiar, el cual consiste en establecer las políticas, conductas y situaciones que deben observarse en la empresa para prevalecer ante la competencia.

En segundo lugar, especialmente en las empresas donde laboren una gran cantidad de parientes se debe formalizar un consejo de familia. “Este consejo tiene el objetivo de toma de decisiones necesarias de lo que se requiere para ser un negocio profesionalizado, competitivo y asegurar el patrimonio de la familia”, comentó Zamora.

Desafortunadamente, hay muchos negocios familiares que fracasan en el cambio de la primera generación, muchos de ellos no sobreviven en la tercera generación dado a una serie de deficiencias. Para evitar los conflictos negocio-familiares la empresa debe de entrar a un cambio llamado: -Profesionalización de la empresa familiar-. Este término consiste en establecer una serie de herramientas y mecanismos que aseguren el éxito. Por otro lado, en muchos casos al no haber un control dentro de la empresa por la falta de profesionalización, ha generado situaciones fraudulentas y de robo dentro del negocio.

“Recomiendo a los propietarios a llevar un control adecuado dentro de la empresa, haya o no haya familiares. Otro error es que dentro del negocio se lleve la relación familiar, donde los hijos, sobrinos, primos, hermanos no se apegan a las reglas; mezclan la relación familiar con las necesidades de la empresa. Esto provoca una desmotivación de los empleados (no familiares) al no ver un crecimiento o desarrollo dentro del negocio; y peor aún al estar observando a los parientes que hacen y deshacen, porque no se apegan a las políticas o disciplina de la empresa”, indicó el licenciado en el Instituto Crece Latino.

Hugo Zamora recomendó a que los propietarios tengan en regla la documentación y que los familiares se reúnan para establecer las políticas. “Se deben analizar la situación constantemente, por ejemplo: ¿En qué momento se puede integrar un familiar? ¿En qué momento se debe separar un familiar? Aunque sea esposo, esposa e hijos; lo ideal es dar vital importancia a la empresa, dado que es el futuro económico dentro de la familia”, enfatizó el mexicano.

Desafortunadamente, al fracasar un negocio muchas personas se quedan sin empleo. El consultor se pregunta: ¿a qué se va a dedicar esa familia o los integrantes cuando han perdido un negocio? “Y esto pasa por no tener la voluntad de hacer las cosas profesionalmente, no prepararse como debe de ser para tener una empresa exitosa y sobre todo en un mundo donde las edades laborales son un impedimento para conseguir empleo”, indicó Zamora.

Actualmente, es esencial contar con el conocimiento necesario para enfrentarse a un mundo de mayor competencia y donde a las personas de avanzada edad se les dificulte conseguir empleo. Es importante planear y estructurar los negocios con el fin de evitar conflictos familiares-laborales. “Hay mucha competencia y todos los negocios cuyos dueños se preparen van a ganar batallas y quien gane más batallas va a ganar la competencia”, concluyó.

El Instituto Crece Latino ofrece orientación o consultoría empresarial. Puede contactarse al 616 901 1447 o visitar las instalaciones se encuentran ubicados en el 18 36th St Sw Ste D 49548 Wyoming, Míchigan.

ARTICULOS RELACIONADOS

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comenta en Nuestras Redes Sociales