“Una experiencia común malinterpretada por muchas personas: Un Mensaje Poderoso”

Por María G Erazo

Estaba mirándome frente al espejo, mi reflejo mostraba los años que habían transcurridos, no para arrepentirme de mi juventud, ni para observar un pasado amargo, sino para ver cómo me lancé hacia adelante, cómo me convertí en “YO”, cómo lo hice, a pesar del hecho de que el mundo fue cruel y algunas veces ha estado en mi contra.

Todos en el mundo amamos soñar, esperar e imaginar grandes cosas a lo largo de nuestras vidas, pero a menudo, dejamos de soñar cuando sentimos algo de dolor en el proceso: comenzamos a desarrollar resistencia a la realidad y creamos incredulidad hacia nosotros mismos. La mayoría de nuestra población (y algunos de mis clientes) no se dan cuenta de que las dificultades vienen a nuestras vidas para desafiarnos y fortalecernos. Su creencia autodestructiva crece inmediatamente cuando se sienten desafiados en lugar de “aprender” desde el principio. Poco después, nace el ego y domina el juego.

Muchas personas exitosas han aprendido que los fracasos son escalones y combustible para alcanzar las ambiciones guardadas en la mente: mientras más fallas experimentemos, más experiencia lograremos adquirir y maduraremos para tener éxito en nuestros esfuerzos.

Escuché a algunas personas decir: “Cuanto más me acerco al héroe que admiro, más se aleja de mí”.

La distancia entre nuestros objetivos y la sensación de trabajar duro para producir los resultados deseados a menudo crea un sentido y una confusión paradójicos. Interpretamos erróneamente esta experiencia común y familiar que nuestros objetivos nos están dejando atrás cuando avanzamos lentamente hacia nuestro curso elegido.

La verdad es que no nos quedamos atrás ni lejos de eso, independientemente de la acción que hagamos. Es una ventaja dominante saber y sostener firmemente que “el éxito ya está en nuestra mente”. Debemos sentirlo y reclamarlo antes de que lo recibamos de manera realista, esa es la Ley de la Atracción Suprema.

Nunca te rindas, del mismo modo, el miedo y la etapa de la duda existen en nuestra mente por una razón: nosotros se lo permitimos. Nos devorarían cuando dejáramos, entonces, permite únicamente gane y habite en tu mente. No permitas la negatividad ni actitud mental autodestructiva.

Comparte este poderoso mensaje con todos sus seres queridos, ¡sigue brillando!

 

ARTICULOS RELACIONADOS

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comenta en Nuestras Redes Sociales