Aumenta la delincuencia en el Oeste de Michigan

Editorial por Luis Molina

Los últimos eventos violentos han disparado las alarmas de los residentes y autoridades de las ciudades del oeste de Michigan. En pasados días se han registrado varios tiroteos y asesinatos de personas que reflejan lo fuerte que está golpeando la violencia a la región.

Aunque las autoridades hacen todo lo humanamente posible para combatir a los criminales, los maleantes siguen haciendo de las suyas y en sus fechorías salen heridas o hasta pierden la vida seres inocentes como el caso de una menor de 5 años que resultó con heridas de gravedad luego de que su domicilio fuera rafagueado a balazos. Además, el cuerpo de una mujer fue mutilado a tal punto que las autoridades no lograron identificarlo por métodos tradicionales.

No hace mucho tiempo las ciudades que comprenden el oeste de Michigan eran sinónimo de paz y tranquilidad para sus residentes, por esa razón algunos optaron en mudarse al área. Sin embargo, ahora muchas personas están pensando incluso en moverse a otra localización ante el elevado número de incidentes violentos que se han suscitado en recientes meses.

Lo que se está viviendo nos debe de poner a meditar sobre todo en el trabajo que se está realizando en los más pequeños y jóvenes encaminados a ser el futuro de la sociedad. Es verdad que los ladrones son gente adulta, pero si desde niños se forja en los menores una mentalidad positiva, trabajadora y consciente es muy probable que no tomen malas decisiones con su vida.

Los que somos padres hacemos bien en estar al pendiente de nuestros hijos, orientarlos y amonestarlos si nos damos cuenta de que están tomando alguna mala decisión. “El que está andando con personas sabias se hará sabio”, reza un proverbio. Cuanta verdad en esas palabras.

Las compañías con las que se rodeen los jóvenes influyen mucho en sus decisiones, por lo tanto es importante que vigilemos con quien se relacionan nuestros hijos y razonar con ellos sobre las consecuencias que tendría para el sí continúa al lado de malas compañías.

Es una ardua tarea la que tenemos por delante, pero bien vale la pena ser agentes del cambio en nuestra comunidad. Obvio no tenemos la varita mágica para hacer desaparecer toda la maldad, pero tendremos una gran satisfacción al saber por nuestras acciones que estamos contribuyendo al bien de la sociedad.

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comenta en Nuestras Redes Sociales