Inicio SLIDE “Se escucha fácil decir un dólar, pero ganárselo cuesta bastante” entre frío...

“Se escucha fácil decir un dólar, pero ganárselo cuesta bastante” entre frío y nieve así es el trabajo del campo en Michigan

110
0

COLOMA, MI (ELINF).- Por Héctor Loya/El Informador

Con jornadas que comienzan desde que sale el sol y terminan cuando este se mete, desafiando al frío, a la nieve y demás condiciones climáticas, así es el trabajo en el campo que representa la fuerza laboral más grande del país y que emplea la mano de obra de hombres y mujeres hispanos, los cuales aportan tanto a la economía del estado, más en tiempos de crisis y pandemia.

Para el periódico El Informador la fuerza laboral del campo representa una gran labor, es por esto que Luis Molina acudió al viñedo Karma Vista ubicado en Coloma Michigan para ver cómo es que se vive el día a día en estos tiempos que el estado enfrenta una tormenta invernal y una pandemia que a casi un año de iniciada en el estado aún no ha podido ser controlada.

Al llegar al lugar El Informador fue testigo como la nieve formaba una gruesa capa en el suelo, incluso los automóviles y camionetas 4×4 tenían dificultad para llegar a él.

El señor Evaristo Gutiérrez fue el encargado en esta ocasión de recibir al periódico, mismo que dio a conocer que ese día se encontraba trabajando a una temperatura baja y con un pie y medio de nieve.

“En esta ocasión estoy podando la uva, pero también trabajo podando manzana, durazno y cherry, esto lo he hecho ya en 8 años, y a pesar de que muchos creen que esto es fácil, realmente no lo es, se escucha fácil al decir un dólar, pero para ganárselo cuesta bastante”, dijo Evaristo.

También dio a conocer que él ha trabajado en los campos hasta a temperaturas de -5° F, más cuando se encuentran atrasados en la poda y al tener el tiempo contado tienen que arriesgarse al frío para cumplir la meta.

“Ahorita solo quedo yo haciendo este trabajo en estos campos ya que todos mis compañeros se fueron a los campos de manzana y solo yo me quedé para terminar la poda de la uva”, agregó Evaristo.

También indicó que trabaja por contrato y que le pagan por planta que poda, que cada línea tiene 84 plantas y le pagan 40 centavos por planta, además dijo que lleva desde el año 1999 en el estado de Michigan y que desde entonces ha pizcado de todo, desde pepino, manzana, calabaza, uva y demás cosas que el campo puede ofrecer.

“Mientras haya poda aquí vamos a estar y mientras tengamos la confianza del patrón aquí seguiremos chambeando, me gusta mucho este trabajo y siempre me esfuerzo por hacerlo bien, si hay buen trabajo vamos a tener buena cosecha”, finalizó Evaristo.

Este es un trabajo que no cualquier persona puede hacer, es un trabajo esencial para que todos podamos tener comida en nuestra mesa, por eso cuando se tomen un vino o se lleven a la boca una fruta recuerden lo duro que fue para alguien que esto fuera posible.

ARTICULOS RELACIONADOS   Puertorriqueño desaparecido encontrado congelado en la nieve

Comenta en Nuestras Redes Sociales