Leyes contra el bullying una herramienta útil para controlarlo

Opinión Casa Editorial El Informador

urante la semana se dio a conocer una noticia que llamó nuestra atención y es que en una de las ciudades de Wisconsin y de Alabama las autoridades se encuentran promulgando una iniciativa en la que se podría multar a los padres de los niños que suelen practicar bullying a sus compañeros.

Esta noticia pudría parecer para algunos excelente pero para otros un tanto extremista, para entender la naturaleza del impacto que tendría sería necesario primeramente entender a los afectados y como es que les impacta en su vida diaria.

El bullying no es un resumen de mala suerte, ni una casualidad. Es un fenómeno que ocurre por obra y desgracia de varios factores, de manera repetida y durante un periodo de tiempo.

Como agentes implicados tenemos a la escuela, a los alumnos y por último a los padres. Un buen maestro, quiere a sus alumnos, los cuida, los guía y los educa, pero no se debe olvidar que los niños no solo van a clase, sino que también van al patio y al comedor, muchas veces es ahí donde suelen perder la atención del profesor y son vulnerables a los ataques de los acosadores.

Por otro lado, tenemos a los alumnos, primero está el que suele permitir los ataques y el que los ocasiona, uno lo permite porque siente temor y vulnerabilidad y el otro provoca el daño porque detrás de eso se encuentran muchas circunstancias ya sea familiares, sociales económicas, etc. Y esto le sirve como una excusa para justificar sus acciones violentas.

Los padres de familia juegan un factor primordial, ya que todo problema que se vive en casa ocasionará ni más ni menos que un efecto espejo y las acciones se verán reflejadas en los hijos, también la falta de atención es un causante.

Realmente escribir todos los factores que impactan directamente el bullying llevaría demasiado tiempo y tal vez este artículo se volvería demasiado extenso, pero estos factores son los más cercanos al problema.

Volviendo a la iniciativa que se pretende establecer pudiera ser una medida aceptable por la mayoría de la población y a su vez beneficiosa, porque al momento de recibir una sanción legal y no solo escolar administrativa, los padres de familia tomaran más en serio las llamadas de atención que se hace sobre sus hijos y verdaderamente harán algo al respecto. A nadie le gustan las multas y menos por quejas de los hijos, además los causantes del problema verían que están siendo sancionados y podrían dejar de hacerlo. Een contraparte, los afectados van a sentir mayor seguridad al ver que se toman acciones sobre sus agresores.

Esta iniciativa tal vez ayudará a solucionar un poco el problema y en que los padres presten un poco más de atención a los hijos, ya que el bullying es realmente un serio problema que ha cobrado incluso víctimas fatales.

Padres de familia, maestros, alumnos y sociedad en general es labor de todos el combatir y erradicar el acoso escolar.

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comenta en Nuestras Redes Sociales