Inicio OPINION EDITORIALES Una verdadera vergüenza de como muchos mexicanos celebran el 16 de septiembre  

Una verdadera vergüenza de como muchos mexicanos celebran el 16 de septiembre  

790
0

Editorial por Luis Molina

Este año me tocó vivir en carne propia y ver cómo es que se celebra el 16 de septiembre en la ciudad de los Vientos, Chicago Illinois, y es que estos festejos incluyen numerosas reuniones de autos con banderas de México con el pretexto de festejar la independencia para hacer arrancones y quemar llanta en plena vía pública, emborracharse en la calle y hacer desorden y bullicio.

Sin entrar en muchos detalles para los mexicanos, septiembre es el mes de la patria. Y esto se debe a las celebraciones del 15 y 16 de septiembre, y como en México se realiza el denominado Grito de Independencia entonces cada 16 de septiembre, miles de personas se congregan en las calles de Chicago con el pretexto de conmemorar la Independencia quemando llanta a todo lo que da.

No quiero que confundan mis palabras, cada quien es libre de festejar lo que quiera y hacerlo a su manera siempre y cuando lo haga respetando la ley y las demás personas.

En estas reuniones lamentablemente muchos jóvenes, y también adultos, se reúnen con el pretexto de festejar como mexicanos, sin embargo, lo hacen en estado de ebriedad, algunos bajo el influjo de las drogas y otros tantos haciendo acrobacias con sus autos en medio de multitudes exponiendo sus propias vidas y las de los demás.

Y lo peor es que las autoridades lo permiten, la misma gente hispana y mexicana se queja de estas actitudes, pero en gran medida también las promueve entonces aquí es donde entra la contradicción del que está bien y el que está mal.

ARTICULOS RELACIONADOS   'No es mi nieta, es mi novia': se llevan 37 años de diferencia

En mi opinión creo que se debería regular más este tipo de eventos las autoridades deberían poner un alto a los jóvenes imprudentes y ese día salir a las calles a cuidar el orden y la seguridad, ya que si una persona anda quemando llanta puede ocasionar un accidente o incluso dañar la propiedad pública.