Hispana que amenazó negocio con inmigración, da su versión

Por Joel Morales

El Informador

WYOMING, MI

joel@elinformadorusa.com

Estela Guerrero, una hispana ciudadana americana quien ha trabajado toda su vida ayudando a los hispanos del área, dice que la comunidad no debería de culparla por un momento de enojo y palabras que le dijo a un negocio, que incluyeron mandarle a inmigración a la panadería.

Durante una entrevista exclusiva con El Informador, el miércoles, 10 de enero, donde el editor de este medio, Luis Molina, también tomó un video en vivo de 23 minutos de duración de la hispana dando su versión del incidente controversial, la mujer dijo que, como madre que es, dijo lo que dijo y que no se arrepiente de sus palabras porque las dijo, y que no puede regresarlas.

“Cualquiera persona cuando está enojada dice cosas que ni se imagina”, dijo Guerrero, agregando que, aunque había amenazado a una empleada en Amaro’s Bakery con llamarles a inmigración, en realidad nunca lo hubiera hecho. “Solo fueron palabras”, también dijo.

Sin embargo, la declaración de Guerrero desató una polémica por las redes sociales, donde más de 34,000 personas vieron el video al cierre de esta edición que al igual generó más de 1,200 comentarios, la mayoría de ellos, de personas enfurecidas por lo ocurrido.

La mujer explicó que su hija, de 8 años de edad, es la única alumna hispana en su escuela, y que la niña quería llevar un pan de rosca a su clase para presentar ese lado de su cultura con sus compañeros.

Dijo que fue el pasado viernes, 5 de enero, que hizo la orden especial por un pan de rosca con 12 muñequitos en la panadería, y que le dijeron que estaría lista el lunes, 8 de enero. A la vez, que cuando fue a recogerla, una mujer allí le dijo que no tenían su orden.

“Si quiere le regreso su dinero”, se le escucha a la empleada de Amaro’s Bakery dicerle a Guerreo en el video obtenido del incidente, a que la hispana contesta, “No, no, yo quiero eso (el pan de rosca que había ordenado), sino ya le dije, espere a inmigración”.

También se escucha cuando la hispana dice, “Esto es tan injusto y ridículo”, y la empleada que le responde, “Haga lo que usted desee. Sabe que, no es ni mi problema, ni el de los demás, es del panadero porque él tuvo que cumplir, y ni de los (dueños) siquiera”.

Guerreo luego le responde que, como dueños del negocio, tienen que hacer algo por un cliente que no está a gusto con su servicio, pero lo que no se ve en el video es lo que nos contó la hispana, que dijo cuando intentaba resolver el problema, el panadero salió de la parte de atrás del negocio y le tiró los muñequitos para el pan de rosca sobre el mostrador allí, y le dijo a la cajera que le diera un pan de rosca de $15, que estaba a un descuento.

“Es cuando me empecé a enojar, porque yo había pagado el precio completo por mi pan de rosca”, dijo la mujer.

La hispana habló extensamente con El Informador, y una de las cosas, entre muchas que nos dijo, fue que el incidente fue una acumulación de varias cosas que le han ocurrido en lugares de negocio, y que piensa por ser hispana, ha recibido muy pobre servicio.

“A muchos le ha pasado, pero tienen miedo de decir algo”, dijo Guerrero. “Lo triste de esto es que hasta en los negocios hispanos, se aprovechan de los clientes hispanos”, agregó.

Dijo que el incidente ocurrió cerca de las 8 de la noche el lunes, 8 de enero, y que su hija tenía que entregar su proyecto de escuela el próximo día y que no tenían el pan de rosca para presentar.

“No es justo que mi hija tenía su proyecto, que era para la escuela, y que el negocio no le hizo la rosca”, dijo Guerrero. “No les dije groserías, solo dije lo que estaba sintiendo en ese momento. Una cosa es decir algo, y otra cosa es hacerlo. No llamé a inmigración y nunca lo haría”, concluyó.

La mujer hispana dijo que varias personas han amenazado con hacerle daño en Facebook, y que, como consecuencia, hizo un reporte con la policía en caso de que algo ocurriera en el futuro.

El jueves, 11 de enero, a las aproximadas 10:25 de la mañana, llamamos a Amaro’s Bakery para conocer su versión de lo que había ocurrido, y hablamos con una mujer quien nos informó que la empleada que le había atendido Guerreo no se encontraba en esos momentos. Pidió nuestra información y dijo que le iba a pasar nuestro recado a la empleada para que nos regresara la llamada, pero nos confirmó que la hispana sí había ordenado un pan de rosca con ellos.

Al cierre de esta edición, aún no habíamos recibido la llamada de la empleada de Amaro’s Bakery.

ARTICULOS RELACIONADOS

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comenta en Nuestras Redes Sociales