Juez a Nelson Ortiz: “Te vas a morir en prisión”

Por Joel Morales

El Informador

GRAND RAPIDS, MI

joel@elinformadorusa.com

Parece que después de siete meses de escuchar que es un asesino, Elis Nelson Ortiz Nieves, de 27 años de edad, quien fue encontrado culpable de la muerte de Giovanni Mejías de 4 años en junio del año pasado, no pudo aguantar otra palabra más en su contra, explotando mientras que el juez Mark Trusock le mencionaba las heridas que el médico forense le había hallado al niño.

En pijamas verde obscuro de la Cárcel del Condado de Kent, esposas en sus manos y pies, y una cadena alrededor de su cintura, Ortiz Nieves volteó como que si quería darse a la fuga por la puerta de la corte, lo que ocasionó que una media docena de guardias lo detuvieran y lo sacaran de la corte a la fuerza.

Su madre, Nancy Nieves, familiares y amistades comenzaron a llorar a alta voz, y al salir de la corte por un breve receso, una de ellas gritó, “¡Esto es un relajo!”.

El juez, quien le dijo a su abogado, Jeffery Kortes, que escucharía otros casos mientras para darle tiempo al hombre que se calmara, luego les dijo a los guardias, “¡Si alguien más de la galería dice algo, arréstenlos!

Sin embargo, antes de que tuviera que ser removido de la corte por el disturbio, el acusado le dijo al juez que nunca había maltratado al niño ni a ningunos de los niños de su novia, y que nunca quiso ocasionarle daño al pequeño, solo ayudarle, y que estaba dispuesto a someterse a un examen de detector de mentira para comprobarlo.

“Eres la forma más baja de un ser humano que he visto, la persona más malvada que se ha presentado frente a mi durante toda mi carrera judicial”, le dijo el magistrado Trusock al puertorriqueño. “Eres un monstro y no mereces estar libre en la sociedad. Te vas a morir en la prisión”, agregó.

Trusock le dijo que la autopsia del niño había indicado que había recibido lesiones y heridas en todo su cuerpo, siete golpes a su cabeza, costillas rotas y heridas que habían dejado una impresión de una hebilla, y que el trauma que había recibido a su estómago le había roto los medios de vida de sus intestinos.

El juez luego lo sentenció a una pena de cadena perpetua, sin la posibilidad de libertad. Al terminar de dictar la pena, se vio molesto cuando concluyó diciendo, “Ya acabamos. Llévenselo a la prisión”.

Nora Ortiz, una tía del fallecido pequeño, fue la única persona en hablar frente al juez, diciendo que el miércoles (10 de enero) el niño hubiera cumplido cinco años, ocasión que no pudieron celebrar por su muerte.

Los familiares del sentenciado de inmediato abandonaron la corte por una salida de emergencia, rehusando dar comentarios sobre la sentencia del prisionero.

Varios de los integrantes de la familia no pudieron ser consolados, incluso una hermana de Ortiz Nieves, que lloraba abiertamente mientras hincada afuera de la entrada de la puerta del salón de corte del juez Trusock, un buen rato después de que se había concluido la audiencia de sentencia.

ARTICULOS RELACIONADOS

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comenta en Nuestras Redes Sociales