En un embarazo, ¿Continuar o Parar?

Por: Miguel Ángel/El Informador 

WYOMING, MI.-
aludos informados amigos…Desde hace siglos y hasta hace relativamente poco, a las mujeres embarazadas se les indicaba mantener reposo durante los nueve meses de gestación por este motivo. Sin embargo, desde que la mujer empezó a involucrarse en el mercado laboral y a participar en competiciones de alto nivel como los hombres, se empezó a plantear la pregunta: ¿De qué manera puede afectar el entrenamiento a una embarazada? Es más, ¿Puede aportarle beneficios a su futuro hijo?. La respuesta es positiva.

En caso de que sea un embarazo normal y sin riesgos especiales, puede involucrarse en un entrenamiento adaptado a cada trimestre de su gestación. Hay mujeres deportistas que sin saber aún su estado de embarazo han seguido entrenando habitualmente incluso sabiéndolo no lo han comunicado para no ser eliminadas de la competición para la que se estaban preparando. En este caso, no se les incluyen estas situaciones.

Es imprescindible que se siga entrenando de forma constante, pero en manos de su fisioterapeuta obstétrico que le diseñara un plan personalizado para cada semana de embarazo, teniendo en cuenta que el primer trimestre es el que más riesgos de aborto puede ocasionar. En este momento se evitan carreras, saltos y ejercicios que incluyan una presión especial en el abdomen. El segundo trimestre requiere cuidados especiales dado que ha crecido el volumen del vientre. El tercer trimestre ejercicios muchos más suaves y con muchos estiramientos que se indiquen especialmente para la gestación, son muy recomendados sesiones de inmersión en la piscina que nos ayudan a descansar la zona pélvica y lumbar y realizar sencillos movimientos de piernas y brazos en el agua.

No necesariamente después de tener un hijo se suele abandonar un deporte, sin embargo, hay muchos casos de buenas deportistas han dejado de competir precisamente por este motivo, sin que por ello sigan dedicando su vida al deporte que estaban practicando. Un caso concreto es el de Gemma Mengual, nadadora sincronizada que después de quedar embarazada hizo una pausa para tener a su hijo y aunque tenía planes de seguir participando en competiciones olímpicas ha decidido finalmente dejar las competiciones profesionales.

Entre su trayectoria profesional se pueden contar numerosas medallas de oro y plata, tanto a nivel individual como de grupo. Uno de sus mejores años profesionales fue 2007 con varias medallas de oro y plata a nivel europeo, por ejemplo, dos medallas de oro en Pekín 2008.

Nos leemos la próxima y recuerden: “La medida de lo que somos es lo que hacemos con lo que tenemos”.

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comenta en Nuestras Redes Sociales