Mientras muchos estamos calientitos en casa muchos sufren el frío en las calles

Opinión Casa Editorial El Informador

n estas fechas de invierno cuantos de ustedes no se encuentran disfrutando de la comodidad de su hogar, de un sistema cálido de calefacción o mínimo un calentón cerca de ustedes, que placentero es disfrutar de una cama calientita con un colchón suave y unas cobijas esponjosas y limpias, a poco no es una delicia bañarse con agua calientita en una tina o en una regadera y con este frió ni siquiera te quieres salir porque el agua es un deleite, que sabroso es poder comer calientito y lo mejor acompañado de tu familia, todo esto se disfruta en invierno y aparte que mejor si le sumamos la diversión de ver un televisor, una computadora o un celular verdad.

Analizando esto les hacemos la siguiente pregunta: ¿Cuánto no sufrirán las personas que viven en las calles?

Alguna vez se han puesto a pensar lo que estarán sufriendo esos indigentes que no tienen a donde ir y lo peor del caso aquellos que se encuentran en situación vulnerable como son los niños y los ancianos.

Como medio de comunicación sabemos claramente las condiciones del porque muchos son indigentes. Para mala fortuna vemos a grupos de personas que son drogadictos, los cuales por su enfermedad no logran superarse, en los Estados Unidos es muy común ver en las calles a personas pidiendo dinero para el consumo de las drogas, sin embargo no es nuestra labor júzgalos y esta es solo una cara de la moneda de las personas de la calles, la otra cara son los que arriba mencionamos y ahí es donde se nos hace muy injusto que un niño o una persona de la tercera edad tengan que sufrir hambre, necesidad y frío. Porque es de recordarse que la prioridad de los niños es su salud, bienestar y educación, al igual pasa con nuestros abuelitos, después de tanto camino recorrido lo único que debería preocuparles es el descansar.

Obviamente existen albergues y lugares que se encargan de dar asilo a esta clase de personas, pero lamentablemente no los hay en todo el mundo o no todos asisten a ellos por vergüenza o temor a una represalia.

Para tristeza de muchos la sociedad está conformada de manera jerárquica en la que no todos tenemos las mismas oportunidades y que se rige por un sistema de que solo el que tiene dinero progresa, muchos dirán es que esas personas no se abren camino en el mundo, pero antes de juzgar debemos recordar que no todos tenemos o nacemos con las mismas oportunidades o capacidades para superarnos.

Un aplauso para todos aquellos de buen corazón que apoyan a esas personas sin juzgarlos, siempre es bueno recordar nuestros orígenes y saber que todos en algún momento de nuestras vidas habremos de necesitar ayuda.

Si ven a una persona que se encuentra sufriendo de todo esto y creen que necesita de su ayuda por favor pongan un granito de arena y sin pensarlo apóyenlo, se los aseguramos que ese gesto les hará el día y hará una gran diferencia en su vida.

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comenta en Nuestras Redes Sociales